lunes, octubre 07, 2013

Del diario de una enamorada.

"Compartment C Car 293"; by Edward Hopper


…me empezaba a lamentar como si hubiese perdido algo que nunca había tenido en realidad. El deseo de tener aquello me ahogaba y quemaba al mismo tiempo, y la angustia de no tenerlo me golpeaba sin cesar.
Me había obsesionado. Me había entregado de lleno sin darme cuenta. Ni siquiera era una opción. La pena invadía mi ser, entraba como el viento por la ventana. Libre.
Lo necesitaba aun sin saber por qué, pero lo necesitaba a mi lado. Lo quería conmigo, queriéndome como yo a él, completamente y con locura. Sin embargo, nada es simplemente perfecto. Él no me quería ni completa, ni medianamente. Mucho menos me necesitaba como mi corazón y mi alma a él. Mis lágrimas caían como ríos por mi rostro, formando poco a poco un mar donde yo esperaba ahogar mis penas. En el amor mis palabras y opiniones no cuentan, nada cuenta. Uno solamente ama y ya. Si se es afortunado, uno es amado de vuelta. No obstante, si se es desafortunado, uno sufre.
Era como un crimen del que nadie era culpable y sólo había sucedido porque sí, pero que no se había podido evitar…

3 comentarios:

Dí lo que piensas...